Presenciators vs Teletrabajators


Recientemente hemos presentado un trabajo realizado en el seno de empresas efr titulado 'Libro Blanco del Teletrabajo' en España: Del trabajo a domicilio a los e-workers. Un recorrido por la flexibilidad espacial, la movilidad y el trabajo en remoto. (+Info en www.certificadoefr.org)
Esto me ha hecho reflexionar sobre estos dos nuevos avatares, tan opuestos el uno del otro, que rivalizan por proponer dos formas alternativas de ver el mundo de la empresa.


Es obvio quien va ganando. Nuestras empresas siguen pobladas de presenciators, mientras que los teletrabajators según las estadísticas oficiales los sitúan por debajo de 10% en nuestro país. Rara Avis.

En los EE.UU sobre todo pero también en Canadá, Australia y Norte de Europa la batalla se presenta más reñida. Concretamente en los EEUU el porcentaje de teletrabajators supone ya el 50%!!

Si tuviéramos que enfrentar a nuestros avatares de hoy en día, hablaríamos de un presenciator varón sin duda, que ha superado los 40 y que entiende el curro como un compendio de relaciones sociales, donde lo importante no es el rendimiento sino conocer a o caer bien a…….la peña.

Teletrabajator por contra responde a una cultura opuesta, encajaría más en el perfil de una mujer de 25 a 50 años, aunque cada vez es más frecuente entre jóvenes de ambos sexos, que entiende el trabajo como una ocupación profesional a la que no le solicita hacer amigos sino que su foco está en realizar al tarea, en el resultado.

Claro que los teletrabajators cuentan con innumerables enemigos que acechan en la penumbra laboral y social (para saltar sobre ellos y vilipendiarlos…..)

En sus casas. Sus parejas y familias que no entienden que la casa pueda ser su lugar de trabajo, adviértase que incluso una teletrabajator podría estar matrimoniada con un presenciator. Dios mío!! situaciones como… Ahora que te veo, hay que ir al banco, o….porque no nos vamos a tomar unas cañitas o los hijos con un mamá la merienda, o dónde está mi equipación de baloncesto o…. cualquier otro pretexto para interrumpir su trabajo.

Y es que…… tener delante a mamá o a tu pareja y no hablarle de todo lo que necesitas inmediatamente es una provocación inaceptable. Si quiere silencio que se vaya a la oficina, vamos! donde por cierto será molestada por una multitud de presenciators en modo walkings deads deambulando con el único afán de conseguir una reunión que se precie o una cháchara en condiciones.

Y es que los teletrabajators lo tienen difícil, porque más allá de si trabajan en casa o no, lo que molesta de ellas es que lo hagan con eficacia, eficiencia y abnegación con lo bonito que es ira la curro para …….. largar!!!

Por el contrario los presenciators lo tienen todo en su favor…….como no les importa el rendimiento ni la productividad sino las horas de oficina aunque sea la mitad de ellas haciendo imitaciones de Chiquito de la Calzada o contando a voz en grito el último reality televisivo, lo tienen todo ganado, porque claro……

Es lo que quiere el santo sanctórum empresarial y hasta el propio gobierno!!! Que alarguemos la jornada laboral eso sí sin importar resultados, ¡va! Eso es lo de menos pero qué importa…..alguien va al curro a conseguir resultados?

Yo cada vez que oigo al gobierno o al líder empresarial de turno hablar de que esto se arregla alargando la jornada es que me estremezco y conmigo los pocos miles de teletrabajators que me acompañan en la titánica tarea de explicar que esto no va de trabajar más sino de hacerlo mejor.

Si preguntamos a un presenciator en pleno apogeo de su pavoneo oficínico, mientras describe en la máquina de café rodeado de atónitos compañeros, como va a ser la próxima restructuración que por supuesto sólo él conoce, ¿Cuántas horas trabaja? Su respuesta sería uff! Mínimo 12 hrs / diarias, ¡no puedo más! pero permítame analizar y diseccionar.

2 hrs en desplazamiento, que resume en un ¡cómo estaba la M-40!
2 hrs de almuerzo. Ahí es su reino natural! Bien sea el comedor de la oficina o el restaurante de al lado, presenciator se toma muy en serio este tipo de acontecimiento….
1 hr repartidas en 2-3 cafés diarios uno de ellos en el bar de enfrente que el de la máquina no le parece suficiente!
1 hr de unas 10 interrupciones que sufre y/o provoca en la misma medida, porque al fin y al cabo ¿es diver, no?
1 hr de alargue innecesario de reuniones para comentar aspectos profesionales como que la de marketing se ha separado, o que la nueva controller dispone de un escote sobre el que hay que disertar ampliamente.

En definitiva, entre 6 y 8 hrs improductivas que a nuestro teletrabajator le irrita porque ella currando 6 – 6,5 hras es capaz de sacar mucho más trabajo pero eso sí con una fama de asocial, rara e impertinente que jamás conseguirá levantar.

Con un trabajo oculto a sus jefes, muchos de ellos presenciators, y por supuesto a la alta dirección que no dispone e indicadores para evidenciar este tipo de situaciones, oculto para sus compañeros de departamento que no entienden su actitud y que sí ven a diario el show de los presenciators “in live” y que quedan prendados y prendadas de sus dotes de showman, de sus dotes sociales, de su  charm y que pocos cuestionan en términos empresariales.


Por eso es tan difícil “Be a teletrabajator” porque la cultura española es totalmente contraria cosa que no ocurre en absoluto en empresas de EEUU y de medio mundo, salvo que lleven el suficientemente tiempo en España como para haber sido colonizadas por los presenciators claro está……. porque no disponemos de herramientas para medir el desempeño más allá de la presencia y de qué gracioso o que bien nos cae este presenciator y qué sosa resulta aquella teletrabajatora.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares