¿Quién es quién? Machacator

El término machacator viene de la acepción “be una machaca” y responde a ese porcentaje de la población que no es que haga un deporte, es que vive para el deporte. Todo en sus vidas gira, se ordena y planifica en función de su actividad deportiva.

Pensarán ustedes que estamos ante un avatar joven o, incluso, extremadamente joven y no es así. Obviamente hay machacators jóvenes pero, la crisis de los 40 y la aparición del fenómeno del fondo  y del ultrafondo, ha hecho seguir este concepto y arrastrarlo hasta el final de nuestra etapa laboral. Y, si bien, es verdad que a partir de los 60 los machacators están contemplados como especie de especial protección.
Una de las características clave de los machacator es su obsesión por la salud y en particular la nutrición.

Son capaces de recitar el contenido calórico de cualquier cosa que tengas en tu tenedor para amargarte el ‘papeo’, el contenido de grasas insaturadas y de LD colesterol y no sé cuantas ‘madangas’ más, y obviar lo que cualquier profesional de la medicina dice al respecto: “la actividad deportiva moderada combinada con una alimentación mediterránea rica y variable es el secreto de una vida sana y prolongada”.

Pero amigos, dicen moderada, 2-3 veces a la semana por períodos de 30’ – 60’. No 7 días por semana 2- 3 horas cada día como asumen los machacators. Este tipo de actividad sólo debería concebirse en un deportista de élite que ha tomado esa decisión conociendo y aceptando sus riesgos y valorando la compensación que ofrece el deporte de élite, ¿pero cuántos machacator son deportistas de élite, entendido como que pueden vivir de ello?

Estamos hablando de ese cada vez más numeroso grupo de runners, triatletas, maratonianos, ultrafondistas, etc, que no viven de su deporte sino que necesitan trabajar pero eso sí, como único medio para poder seguir siendo machacas.

No sé si para ustedes resultan familiares términos como media marathon, iron man ultraraids, carreras non stop, kilómetro vertical… pero sino os aseguro que se trata de “barbaridades”, poco saludables, algo así como correr 100 km, con más de 8.000 m de desnivel en 40 horas ¡non stop! con temperaturas extremas ¿les hace?

A mí lo que más me molesta de los machacators es que ya jamás puedes ‘poner en valor’ una hazaña tuya del tipo ”Me he ido con la familia a  hacer una marcha en bici ¡con un aire de cara! El tipo te mira y te dice vaya, vaya… ‘si yo el año pasado en el desierto del Gobi también sufrí en la bici, recuerdo que fue una travesía a más de 35 grados por el día y a menos 15 por la noche, eran 300 kms, se me pinchó la rueda y anduve con el hierro directamente, si allí donde al polaco se lo llevaron dos buitres leonados cuando paró a mear’... vamos que tú te guardas la fotico de la blackberry con la familia vestida de ciclista, que bien mirado damos pena, no artículas palabra alguna y sólo te atreves a pensar... ‘Para esfuerzo cuando me vomitó la pequeña en la cuesta y mi mujer me recriminaba que era por mi culpa’. Esa sí que es situación difícil y no la del polaco de los co…

Y como ven la conciliación los machacators…

Pues muy fácil. Como para ellos la vida y el trabajo es aquello que gira y alrededor de su actividad principal o, lo que viene siendo el deporte, la conciliación es poder entrenar todos los días 2-3 horas y también dormir. A levantarse las 6 – 6:30 a.m. . Mal comer un sándwich porque hay que entrenar o nada o lo que sea… Total que todo el día agotados y de viajes de ‘curro’  nada de nada que ese día no podré entrenar.
Y luego viene las competiciones, que si tengo un ultraraid en Eslovenia, que si no sabes tú lo que tardo en llegar al Matagrosso para hacer la carrera de orientación, que si necesito más vacaciones, que si… Total que toda la conciliación les parece poco y es que cuando se practica algo con tanta intensidad todo lo demás incluido el trabajo… perturba!

Por último, sólo algunas pautas para reconocer si su compañero o compañera de al lado es un machacator al uso.


Ofrézcale algo de chocolate, un heladito o unas galletitas… esos manjares que el común de los mortales nos zampamos a la que te descuidas…  si lo rechazan vamos en buena dirección.  Ante la duda, invítelos a comer. Si no pasan de la ensalada, el plato de pasta y el yogur vamos mejor, y si,  por último,  tiene menos grasa en su organismo que una botella de fairy, si al tratar de cogerles un michelin lo que atrapas es el bazo o un riñón… no hay duda: usted convive con un / una machacator.

Comentarios

Entradas populares