El derecho laboral. Entre diplodocus, brontosaurius y ….leguleñus


Para darle un empujón a esto de los RRHH deberíamos hacernos mirar esto de la legislación laboral.

En una sociedad del conocimiento no es que esté superado,...es que si lo siguiéramos “al pie de la letra” estaríamos bastante peor.

El espíritu de este derecho son las acerías de Sheffield o las minas asturianas o los astilleros vascos del siglo XIX!!! Ya no suponen la mayoría de empleos, en algunos casos, ni siquiera la minoría.

Estaba pensado para una lucha de clases con empresarios – explotadores y trabajadores explotados. Donde el trabajo estaba relacionado con la permanencia en el puesto, en una ventana muy concreta de espacio – tiempo. Todo lo que salía de ahí no era trabajo y además el esfuerzo estaba en poner barreras, muros diría yo para separar lo laboral de lo personal.

Se imaginan a Google, Microsoft, Infojobs, ...orientando su Dirección de Personas al derecho laboral español.

Un primer error que no es baladí, es que en nuestros contratos de trabajo pone:

“fulanito, licenciado en xxxx, percibirá un salario de xxxx en 14 pagas por…” y aquí está la gracia, no pone por aportar, por sus resultados, por su experiencia, etc, si no …. por 40 hrs de trabajo semanal.

Y si voy…..me siento y miro el PC esperando que levite….¿es trabajo?

¿y si  me paso el día esperando instrucciones?

¿es trabajo? ¿incumplo mi contrato?

Por eso algunas empresas efr firman un segundo contrato, sin validez legal pero con toda la intención y toda la carga de profundidad,… un contrato basado en el compromiso, en la aportación de talento, en tú me das y yo te doy, en definitiva en lo importante y trascendente…. no en la permanencia!!

El derecho actual se basa en el “abuso” atiéndame, en su prevención y no en la “normalidad”. El tratar de proteger al 1% hace que el 99% …le dé la espalda.

No seré yo quien diga que hay que abolir cualquier muestra de protección legal, pero si ir más a un modelo anglosajón, de tratar de escribir menos y utilizar más la jurisprudencia.

La riqueza de las personas en sus trabajos, su variedad, su diversidad, ….es infinita. No se puede redactar en el BOE por buenos que sean nuestros abogados del Estado.

Hay que vigilar el abuso, y sancionarlo duramente, necesitamos de sindicatos por supuesto!! pero modernos, no partidos políticos disfrazados de sindicatos.

Otro ejemplo,
¿Legislar el trabajo?
El teletrabajo por definición es (o debería ser) un grado de libertad para un profesional...una opción más...

Legislar es regular, es acotar, es procedimentar,...al controlar disminuye la libertad. Si por ejemplo obliga al teletrabajador a un horario determinado o a teletrabajar en un sitio muy concreto de su domicilio, estoy acortando las posibilidades. Estaré yendo contra el propio espíritu del teletrabajo.

Terminando, aunque prometo volver sobre esto...

El problema laboral no se arregla con unas leyes, necesitamos un proceso de racionalización primero y modernización después,...
Y que un exceso de sobreprotección puede ser contraproducente, ya sabéis... en el término medio está la virtud.

Que la fuerza os acompañe!!!



Comentarios

  1. La seguridad jurídica impone un conservadurismo tal a la legislación, que desprotege lo que debería salvaguardar. Los sindicatos y muchas empresas también se quedaron en el XIX.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares