La medición en el ámbito de la función HR o tú mide que algo queda

El talento es lo más importante en mi organización. Es el factor diferencial que nos permite competir en mejores condiciones y es el elemento más importe de nuestra sostenibilidad económica, social y medioambiental.

¿Quién no firmaría esto hoy en día? Hasta las organizaciones con menores márgenes operativos lo suscribirían a ciegas…

Sin talento y talento diferencial no vamos a ningún sitio. Competir en precio es una batalla casi perdida de inicio.

Pero ¿si estamos tan de acuerdo? ¿Por qué pagamos a todos igual?

Vamos un tanto hacia atrás.

Mi opinión (es una percepción) es que pagamos a todos igual porque no sabemos discernir (es decir, medir), y cuando discernimos o bien no nos lo acabamos de creer o tenemos miedo a las consecuencias.

Siendo el talento lo más importante, ¿creen ustedes que podemos llevar al Comité de Dirección, mediciones del tipo:  así, así,……ufff …ya me gustaría a mí saberlo, que te voy a contar, etc… cómo derrota la toma de decisión?

En el mismo comité, el departamento financiero ajusta hasta el tercer  decimal de su previsión a través de un método interactivo de Runge-Kutta, algo parecido en el de ingeniería, en el de mantenimiento, producción, etc. Incluso marketing, como función, ha aprendido a manejar datos cuanti y a saber valorar intangibles. Y ahora llegamos en HR a pedir un 10% de incremento en desarrollo, un 5% en incremento salarial con argumentos del tipo:  ¡¡¡Veréis qué bien responden o. peor aún, confiad en mi!!!

Los intangibles y entre ellos los que guardan relación con la gestión del talento, son medibles y por tanto, evaluables y debemos ponernos a ello ya. Pero, ¿Por qué nos cuesta tanto preguntar a nuestros colaboradores? En un mundo dinámico, 2.0, cambiante, en el que todo el mundo pregunta, nosotros no lo hacemos no vaya a ser que molestemos o no vaya a ser que nos digan lo que sabemos no queremos oír.

Creo que hay demasiadas excusas y falta de liderazgo y determinación en este sentido. Compañeros, no lo hacemos bien!!!

Nadie ha dicho que vaya a ser fácil pero hay cosas más complicadas en esta ciencia que llamamos management. Hasta que no se produzca esta catarsis en la función a través de las personas que allí dedican sus vidas, no hay nada que hacer. Pero una vez que esta se produzca todo se alineará y avanzará en consecuencia.

Debemos medir mejor y sobre todo más!!!

¿Cómo no podemos conocer cuán de comprometidos están nuestros colaboradores? ¿Cuánta importancia le dan a la conciliación? ¿Cuáles son las necesidades y expectativas? ¿Cómo de fieles son a la organización? ¿Cuántos están orgullosos de pertenecer a su empresa? Y de ahí el resto…
Definitivamente, la medición, con todo lo que exige (herramientas, métricas, indicadores), es el área de mejora de la función de la Dirección de Recursos Humanos.


¡Qué me sean desmesuradamente felices!

Comentarios

Entradas populares