Que me piro, vampiro

Y es que… este es mi último post antes de las vacaciones de verano.

No se trata “sólo” de dar envidia sino de reflexionar un poco, (que voy justito de fuerzas), qué formato de vacaciones es mejor para el reset que buscamos.



Por lo que yo he visto hasta ahora se suelen agrupar los modelos vacacionales en:
  1. Funcionarial. Veraneo en julio a ser posible primera quincena, y en agosto “me regalo” un mes de vacaciones adicionales. Este modelo salvo para cuatro privilegiados, los demás ni lo olemos.
  2. Tradicional. El mes de agosto completo del 1 al 31, sin perderme ni uno.
  3. El discontinuo. Una semana en julio que no aguanto más, otra en agosto y una última en septiembre, “to repartidico”.
  4. El mío,  2 ó 3 semanas en agosto, y el resto…

Personalmente, pienso que menos de dos semanas no compensa. Entre la pechá que te pegas unos días antes y la de después, no son vacaciones.

Irte cuatro semanas, además de un atrevimiento, puede suponer que tengas que poner la dirección del curro en el GPS porque ni te acuerdes. Es una sobredosis!

Mi opinión al respecto es que tres semanas está perfecto, y nos guardamos unos días para Navidad u otra época ¿y la vuestra?

Que seáis desmesuradamente felices en holidays y que la fuerza os acompañe.


Conciliator 2.0 has been here!!!

Comentarios

Entradas populares