Alguien tenía que decirlo

Estamos ante una generación, la denominada Z, la de vuestros hijos o mis hijos, que sin duda tendrán una serie de características muy destacadas y sobresalientes, pero son unos maleducados que te pasas…

Y ya no hablo del “usted” o de “ceder el permiso para entrar o salir” o “un asiento en el metro”,  que no lo hacen,  sino de algo más relevante: No se respetan ni tan siquiera entre ellos.

Dicen lo que piensan, lo que les viene en gana y a correr. Lo de confrontar opiniones, consensuar y acercar posturas… ¡ni lo conocen! No se vuestra experiencia, pero son capacer de entrar en tu casa, pasar por tu lado y no decir ni un ‘Buenas’

Muchos hijos únicos, y, si no, niños consentidos que no han tenido que “negociar” con nadie, sólo pedir por su boquita el iphone con 13 ó 14 años.



Niños (porque lo son) que no respetan a sus padres, ni a los profesores, ni a ningún tipo de autoridad. Niños que son auténticos dictadores que con 13-14 años toman decisiones de adultos, decidiendo ir o no a clase. Niños que salen hasta las 12 o más y andan sin control vagabundeando por las calles. Niños sin ningún tipo de control parental, siguiendo simplemente los modos o las “reglas de grupo”.

Y lo peor, que hoy no quiero alargarme más en este tema…  ¿Sabéis lo peor?

Que si preguntamos de quién es la responsabilidad o que quién debería arreglar esto, miramos para las autoridades. Como si la solución fuera tener a un policía en la puerta de casa o en el salón, al que decirle: ‘Sr. Policía,  dígale a este niño insoportable que hoy no puede salir porque no ha aprobado ni una, es un desconsiderado y trata fatal a toda la familia!’

Y tras el policía de turno, miramos a los profesores como sí a ello/as les correspondiera la tarea de educar prácticamente en solitario. Profesores sin autoridad alguna que bastante tienen con no ser agredidos… El cole o el insti puede colaborar, puede cooperar y tener una influencia de un 10% o un un 20%, no más…

El grueso, de eso que llamamos educación, está en nuestras manos y espaldas como padres,…

Y la solución es:
  • Entender que es nuestra responsabilidad
  •  Dedicar tiempo y recursos, y sobre todo energía, estar firmemente determinados.
  • Dejar de mirar para otro lado


Conciliator 2.0 has been here!!


Que la fuerza os acompañe!!

Comentarios

Entradas populares