Hablando de jefes. Oro, plata, bronce y,….pero también tóxicos


Los estilos de liderazgo, dirección o de jefes que podemos encontrarnos en nuestras empresas, cuando hablamos de conciliación, se pueden resumir en 4 grandes apartados.

No olvidemos que de ellos (y ellas) depende en gran medida el éxito de la conciliación. De hecho, yo y creo que la mayoría, cambiaríamos todos las medidas de conciliación por un buen jefe… El papel lo aguanta todo!! Pero en la soledad de los despachos…
Resultado de imagen de jefes

1. Jefe Tóxico, o el …¡tú veras! Qué daño ha hecho y continúa haciendo esta frase de tan sólo dos palabras: “Tú verás”.
Claramente no cree en la conciliación, es una moda pasajera o algo peor, es sólo para  blandos y mujeres, así va este país afirma.
Mire D. Fulano, a mi padre le han diagnóstico un cáncer y me gustaría acompañarlo a las sesiones de quimio, sería una tarde a la semana, yo me organizo y además, acabo de ver en el tablón, que en esta empresa apostamos por la conciliación, por cierto ¡enhorabuena por el premio que nos han otorgado!. A lo que íbamos, cree que yo podría esa tarde, …. D. Fulano: “Tú verás”. Y la conversación de nuestra amiga queda ahí detenida de golpe, y con ella sus expectativas, ilusiones, y, … compromiso.

2. Jefe invisible, o el “esto no va conmigo”. También llamado de tipo C en el modelo efr. En una embarcación es el remero que no rema. Tampoco se opone “a los inventos de RRHH”, ya que, seguro fracasará,…
Pero es lo suficientemente inteligente, como para salvaguardarse, ¡poniéndose de perfil!
D. Fulano, a mí me gustaría,….Eso mejor díselo a los de RRHH que se han inventado todo esto, yo sólo vengo aquí a trabajar, … como si el resto no lo hiciera.

3. Jefe “Progresa adecuadamente” o in progress. También llamado de Tipo B o proactivo en el modelo efr.
Éste ya ha comenzado a remar, no siempre lo hace y no siempre lo hace bien, pero lo intenta.
Son jefes (y jefas) que comprenden la importancia de internalizar la gestión de la conciliación entre sus colaboradores. Les genera muchos problemas de todo tipo: éticos, estratégicos, operativos, pero está determinado a hacerlo y se esfuerza para ello.
Es una buena piedra sobre la que construir.
Una variante de este tipo es el paternalista, que por entender que debe incorporar la conciliación, se inclina la mayoría de ocasiones por las personas lesionando los intereses del grupo y de la organización.

4. Jefe coach o ecuánime, también llamado de tipo A o excelente en modelo efr. No sólo ha comprendido la importancia y la necesidad de internalizar la conciliación, sino que es perfectamente consciente de que es una herramienta básica para lograr los objetivos personales, de equipo y corporativos. Resulta ecuánime en sus decisiones, ni siempre enfocado y decantado a la empresa y los resultados, ni siempre decantado a las personas.
Se desenvuelve de forma equilibrada entre ambos intereses y es capaz de sacar lo mejor de cada persona, más allá del profesional que lleva dentro.

Ejerce un liderazgo ejemplarizante en la materia él ó ella en sí mismo(a) es un buen ejemplo de conciliación.

Concilator 2.0 has been here!!

Que la fuerza os acompañe!!

Comentarios

Entradas populares