¿Por qué es tan difícil ser de RRHH?

Yo llegué a este función o profesión... hace 9 años.

Cuando uno ha tenido otras experiencias profesionales se plantea más cosas……….ve el asunto con algo más de objetividad digamos que no está “tan contaminado”.

Tengo ya algunas conclusiones que compartir...Tratar con personas, ser el líder de las personas en una organización parece una excelente forma de trabajo……..Me resulta envidiable esta profesión, aunque tampoco seamos muy naif…..es una profesión no un ¡proyecto de vida!

Cuando me pregunten por si es fácil o difícil ser el Dtor / Dtra de RRHH de una organización, yo suelo responder que es ¡¡facilísimo!!

Buscar a los mejores, incorporarlos, y pagarlos mejor que al resto.



No hay profesión que se pueda resumir mejor y de forma más sencilla.

Si yo pago (retribuyo, compenso, etc) más y mejor a los mejores, primero éstos se comprometen y nos proporcionan más resultados, segundo genero equidad y efecto ejemplarizante y tercero, enseño el camino (a veces la puerta) o los peores, con lo que en 10 años soy una organización bandera, una absoluta envidia ¿así de fácil…?

¡Ni de coña marinera! ¡Tenemos un pifostio montao de padre y muy señor mío!

¿Y por qué? (que daño nos ha hecho el Mourinho)

Porque aquí todo el mundo miente como bellacos. Porque estamos instalados en la mentira más absoluta. Porque la mentira es la norma y no la excepción…

Esto complica notablemente el trabajo de RRHH hasta en ocasiones hacerlo imposible.

Si el Dtor / Dtora de RRHH tuviera una máquina de la verdad… (y funcionara claro) podría trabajar de 9 a 14 horas sin problemas, y sin equipo,..

Pero como aquí miente del primero al último y miente también la empresa y mienten los políticos y mentimos a nuestras parejas y nuestros hijos, y…. Necesita trabajar de 8 a 20 horas con un equipo de 20 personas, y ¡ni aun así! Alguien (científicos de todo el mundo!) deberían calcular el coste de la mentira en nuestras sociedades.

Sobre la importancia de la verdad quiero escribir más adelante, porque esta si que da para tres libros, y para profundos análisis psicológicos y sociológicos.

¿Y por qué mentimos?

¡Ahí es nada! ¿eh?

Mentimos cuando nos socializamos. Los niños a partir de 4 – 5 años ya mienten y a partir de 6-7 gestionan la mentira en algunos casos como auténticos maestros.

Al mentir generamos dudas y escasez de confianza! Y si además no podemos decirle a nuestro interlocutor que miente más que alienta un tocino, pues estamos perdidos.

¿Qué nos queda?, mentir nosotros también, (que dicho sea de paso no hay que presionarnos mucho) y ya está liada padre.

Las relaciones laborales están basadas en la mentira y a partir de ahí…lo que queráis el feedback, la evaluación del desempeño, la gestión por competencias, etc. ¿de qué sirven?

Pero, ¿por qué? Si vamos a seguir mintiendo, de nada sirve.

Se avanza mucho más con un sencillo ejercicio de comprometernos o no mentirnos por los menos en algún ámbito de nuestra actividad, que con herramientas de RRHH de nombres ingleses que no sirven para nada.
¿Por qué es tan difícil ser de RRHH?

Porque mentimos más que alienta un tocino, así en inglés!


Y mientras sigamos mintiendo esta profesión será muy compleja!

Comentarios

Entradas populares