A vueltas con la verdad

Perdonad la insistencia pero es que es un tema que me interesa sobremanera…..

El último post lo titulé ¿Por qué es tal difícil ser de RRHH?, en una clara alusión al hecho de que la mentira complica notablemente el trabajo en la Dirección de Personas.

Al financiero no le mienten los números (salvo que esté hasta arriba de alucinógenos que todo puede ser), al de operaciones no le mienten las máquinas, al ingeniero no le miente los procesos, ni el software ni los cálculos, al de calidad no le mienten las estadísiticas. Al final RRHH y Comercial / Marketing (también podíamos incluir post venta) son los que tratan con personas, y personas mentirosas.

Lo que avanzarían también por cierto los de comerciales ante…”oiga, no insista, jamás trabajaré con su firma” en lugar de …”déjenme que lo piense” ó “ la semana que viene se reúne el comité de dirección ya le diremos algo…”

Ya lo comenté en el pasado post, deberíamos calcular lo que nos cuesta la mentira como país, como empresas, como personas,….Calculamos hasta lo que nos cuestan los atascos (por cierto, lo de hoy en Madrid, “pa mear y no…”)

Reflexionemos también sobre si nuestra cultura latina ó mediterránea es más proclive a la mentira que otras….Considero que mentir, mentimos todos pero aquí hay mayor tolerancia a la mentira, curiosamente preferimos la mentira, aunque la sabemos reconocer, que la verdad,….

Los anglosajones la toleran menos, construyen unas relaciones sociales y profesionales más auténticas aunque socialmente pierdan. Nosotros le damos tanto valor a la socialización, al “buen rollito” que jamás anteponemos la verdad si va en contra.

“Chica que suerte, tú te vas de vacaciones 1 mes y vuelves tan estupenda” le dice María a su Gerente, y a la que se descuida le salta a su compi Clara “¿Has visto como se ha puesto la vaca-burra de zampar? ¡Yo me he alejado un poco por si me mordía un brazo!”

¿Y la cultura cristiana? Tolera menos o más la mentira que otras….

Y dentro de la religión cristiana…¿hay diferencias entre el católico, el protestante? No sé contestar a esto, espero que alguien me ilustre. Yo sólo puedo afirmar que aquí en mi entorno mienten TODOS, independientemente de su nivel social, cultural, adscripción ideológica o que practique más o menos la religión, ¿será un caso perdido?

Como en este humilde artículo no pienso resolver cuestiones trascendentales que afecten a toda la humanidad, me propongo algo más sencillo que es, para el caso de las empresas (en la política está todo perdido, paliativos y a correr,…) generar sencillos avances.

La verdad genera confianza, y la confianza compromiso y el compromiso resultados ¿Eh, que sí?
¿Cómo podemos introducir la verdad en nuestras relaciones profesionales sin producir una hecatombe de consecuencias apocalípticas?

¡Bien! ¡Conjurarnos en que en el feedback no vamos a mentir! Sólo eso.


Avancemos poco o mucho en el feedback no SE MIENTE. Por lo menos una vez o dos al año, NO MENTIMOS. Sé que cuesta, pero como dice Antonio Robles, un excelente coach ¡“El feedback ES UN REGALO”!

Ahora haces con él lo que quieras, lo tiras, lo guardas, esperas un poco para abrirlo, disfrutarlo,…me lo agradeces.

Cuando las personas tienen rasgos de personalidad tan visibles tan acusados, que prácticamente todas las personas a su alrededor los aprecian, cuando hemos dejado pasar un tiempo prudencial, (1 año por ejemplo) para asegurarnos de que permanecen ahí, ¡hay que decirlo! Sin dudarlo.

Pero decirlo bien…...jamás con el verbo ser. Podemos empezar con un observo, te apareces como, percibo, tengo la sensación aunque puedo estar equivocado que,…. y ahí sueltas lo que tiene que oir ¡si porque lo tiene que oir!

“Te compartas en ocasiones como una histérica”

“Te comportas como una persona descreída, pusilánime,..”

“Pareces remar en contra”

En fin,…….¡que os voy a contar!

Y si no estamos dispuestos NO TENGAMOS FEEDBACK!

Y por supuesto, no sigamos con desempeño, competencias, valores,….¿Para qué?

No es difícil de acordar,….al principio del feedback! Estas son las reglas, vamos a basarnos en la VERDAD aunque nos duela a ambos, sólo así podemos avanzar, y por si fuera poco, uno en su vida privada hace lo que quiera, incluso equivocarse, pero en esta empresa nos pagan para avanzar, para dar resultados, tenemos la obligación de….


Y para finalizar, si en su organización no puede poner en marcha un mínimo de proceso de feedback basado en la VERDAD, póngase ya a buscar trabajo, sea jefe o empleado,….No hay nada que hacer allí,…Créanme!!

Comentarios

Entradas populares