A más seguridad laboral, más… inseguridad

Es paradójico y desde luego transgresor y provocador (as usual) pero dejadme que desarrolle la idea.

Todo parte de la lectura del post “la mochila austriaca” de mi buen amigo y paisano Miguel Otín, uno de esos seniors que deberían estar subvencionados por el Estado. No será millennialls, pero ni falta que le hace!

Leed su post que se resume en describir el modelo austriaco vigente desde 2003, el cual no tiene coste por despido (lo voy a decir yo: ¡uy que miedo, despido libre!) que mal rato he pasado, y sin embargo está generando resultados y lo que es más sorprendente está generando estabilidad laboral.

A mí en mates me enseñaron a demostrar la validez de las axiomas por reducción al absurdo. Tú coges un teorema, lo llevas al absurdo y si no se cumple es que no funciona.

Tú coges un modelo laboral y en un afán de buenismo y proteccionismo, lo llevas a hacer pagar al empresario 180 días por año trabajado en caso de despido y, tienes justo lo contrario de lo que pretendes. Empresarios que no contraten, mobbing para aburrir, burn out, y…


Para el trabajador moderno, sólo hay dos antídotos si queremos salir de esta esquizofrenia:

1.      Formación / calificación
2.      Empleo dinámico

Si yo puedo elegir donde trabajar, todo lo demás es subsidiario…

Si por el contrario no hay apenas empleo, nadie se mueve y mi preparación no es la mejor… pues aquí no me muevo no vaya a ser que no salga en la foto como dice Guerra.

Entiendo que puede haber un modelo de transición, que no se hagan las cosas a lo bestia en nuestros días, pero ya tardamos en explicar a la gente de qué va esto…

Ya me puedo inventar lo que sea para su protección que no funcionará, las empresas contratarán talento foráneo, emigrarán, se reinventarán, harán lo que sea para COMPETIR, porque más allá de nuestros sesudos políticos, las empresas están aquí, para competir que es lo mismo que sobrevivir!!

La “mochila austriaca” genera movilidad del talento, y ésta a su vez premia a los mejores empleadores que a su vez ven recompensados sus esfuerzos frente a los malos.

No queda otra, yo por lo menos se los explico a mis hijas siempre que puedo, esto está claro y cada vez lo va a estar más.

Prepararos, formaros, olvidaros de los subsidios y por supuesto, huir como el que haya visto a la Santa Compaña de los populismos, de los que como receta hagan obligar a las empresas a contratar independientemente del talento, y a no poder despedir independientemente del compromiso.

Esto es una asnada!

Que la fuerza os acompañe!

Conciliator 2.0 has been here!

Comentarios

Entradas populares