El nine to five y la entropía


Jamás pensé que la “termo” de 2º me serviría para hablar de conciliación, pero así es. Con lo poco que me gustaba y lo denostada que era…





Me referiré más concretamente al 2º Principio de la Termodinámica ¡El 1º no merece la pena ni comentarlo!

Aunque conocido el nivel intelectual de mis followers no haría ninguna falta, sólo por repasar, aludiré a que este segundo principio que es, el también denominado, de la entropía  o la incertidumbre, que por cierto, ahora se usa para muchas cosas, eso es como al resilencia. Sii mis profes de ingeniería lo vieran…




Dice así:

“Es un sistema aislado, la interacción entre las partículas tiende a aumentar su dispersión hasta alcanzar un máximo con el tiempo.”





O dicho en castellano antiguo: Un sistema tiende al desorden, aumentando sus interacciones, sus grados de libertad,…

La entropía es nula cuando la certeza es absoluta, y es máxima cuando “reina la incertidumbre”.

Se ha estudiado y escrito mucho sobre la aplicación de este principio, seguro que mis lectores habrán ya leído a Stephe Hawking, Rudolf Arnheim, Edward Lorenz y su teoría del caos,… quizás también les suene lo del aleteo de una mariposa en un confín del mundo y…

Ahora, muy en serio, esto es física pura. Por tanto, no cabe interpretación. Esto es!

Algunos pensadores entre los que me encuentro, opinamos que estas formulaciones son aplicables a una sociedad, que es un sistema complejo, caótico, aislado (salvo para JJ Benitez y otros defensores de los ovnis)

¿Qué resulta de aplicar esta Ley de la Termodinámica a la sociedad actual?

Pues el hecho de que cada vez habrá más incertidumbre, que las relaciones humanas tiendan al caos, a ser cada vez más complejas, más impredecibles, que una decisión en una parte del mundo no podemos saber cómo va a influirnos.

Echad un vistazo al mundo y decidme si no tengo razón. Salvo cuatro dictaduras, el mundo tiende a soluciones democráticas mucho más ricas y complejas, y, cada vez más.

Las relaciones de pareja, de familia, de amistad, son cada vez más complejas. Ya no vale el chico conoce a la chica y tendrán 2 ó más hijos “que perpetuarán la especie”

Todo está en constante transformación y la única “órbita estable” es el desorden.

¿Pueden las relaciones profesionales, el mundo de la empresa, escarpar al 2º Principio de la Termo?

A mi entender no.  Es imposible. El símil es una presa gigante con centenares de hm3  al otro lado que comienza a fisurarse, y  los empresarios y directivos con un “dedico” tratando de taponar. ¿Os imagináis?

El mundo de la empresa y de los RRHH tenderá al desorden, cómo no!

¿Y esto qué implica? Que se acabó el nine to five. Que esto va de grados de libertad y cuántos más mejor!!

No se podrá imponer un único modelo de relación laboral, vamos impepinablemente a un modelo distinto con centenares de formas de relación.

La flexibilidad de jornada, contratos part-time o por proyectos, con un incremento del número de profesionales emprendedores, la digitalización nos llevará hacia un incremento de soluciones relacionadas con la inteligencia artificial, del “on-demand workforce”, etc

¿Pero aquí vamos al revés? Ahora parece que nuestros políticos se dejan llevar por cantos de sirenos y quieren implantar el nine to five.

¿Se imaginan un lunes lluvioso primero de mes en Madrid entrando todo el mundo a las 9 a.m.?  Qué locura! Y qué antiguo!

Escuchad a Dolly Parton cantando su nine to five, y fijaros que es de los años 70!!! Qué antiguo! 

Cojamos el tren del futuro,  del progreso y la alta velocidad, y no ese pesado y viejo mercancías que aunque lleva nombre en inglés “nine to five” no nos lleva en la buena dirección

Conciliator 2.0 has been here!


Que la fuerza os acompañe!!

Comentarios

  1. Aunque no he pillado ni una palabra de lo de la entropía creo que has dado en el clavo en cuanto a los grados de libertad necesarios en el cambiante entorno actual (y futuro). Sin embargo, estamos a tantos años luz de un modelo como el que planteas, conciliador y adaptado a la sociedad actual (tarde o temprano llegará) que hasta se hace necesario darle un empujoncito legislativo al asunto de las jornadas. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares