¿Es la conciliación igual en todos los países?


O si nos ponemos un poco más estupendos,… ¿Impacta la diversidad cultural en la conciliación y viceversa?

La respuesta obvia es que sí, que si la conciliación pone el foco en las personas,. Allí donde las personas tengan creencias, valores, experiencias, necesidades, expectativas distintas,  la conciliación debería ser distinta.

¿Pero creéis que nuestras empresas lo tienen en cuenta a la hora de diseñar sus planes y programas de conciliación? O por el contrario hacen “tabla rasa” y aplican un café para todos.

Nuestra experiencia efr no es muy amplia desde una perspectiva worldwide, pero sí lo suficiente como para apreciar que la cultura país influye y mucho en la conciliación  de las empresas.

Tenemos una fuerte presencia en LatinoAmérica donde hemos podido comprobar que no se debe ni puede extrapolar un modelo español o europeo de conciliación.

Aquí van algunas reflexiones al respecto por si os pueden servir:

  • Cuando se habla de igualdad (salvo quizás en el cono sur) suena a diferencias de renta y no a género, y en segundo lugar a cuestiones de raza también denominadas indigenistas. La diferencia de poder adquisitivo y salarial entre una parte (20%) y otra (80%) de la población es abismal, y si nosotros en España salimos mal parados cuando nos comparamos con Suiza, Dinamarca, etc (los de siempre) ni os cuento lo que se puede vivir en LatinoAmérica. Desde los 200 €/ mes de una persona que te servirá un café con la mejor de las sonrisas y  “con gusto doctor” a los 200.000 €/mes de un alto/a ejecutivo/a. Esto es un coeficiente de 1000 ó más, y por tanto, en países donde la gente no puede vivir con el salario mínimo ,donde existe un 50% de economía informal, lo de conciliar les suena a cuento chino, algo dirigido a una élite que sí lo aprecia pero que será un 20% en el mejor de los casos. La conciliación tiene por tanto, un gran componente de calidad en el empleo, antes de flexibilizar, antes de hablar de desarrollo y diversidad mejoremos esta parte que afecta a la base de la pirámide y que no se va a sentir impresionado por unos sillones de IKEA  a la entrada ni por el futbolín de turno.

  • Credo. Si en España y Europa hemos aprendido a sacar la religión de nuestras empresas relegándola estrictamente al ámbito privado, eso no ocurre en LatinoAmérica (salvo quizás el cono sur), la religión, católica se entiende, está íntimamente ligada a su cultura. Practiquen o no, sean o no buenos católicos, la religión condiciona buena parte de sus vidas.  Medidas de conciliación como las novenas, romerías, procesiones, celebraciones religiosas  etc se viven en las empresas con absoluta normalidad y mucho ojo con tocarlas.

  • Eficiencia y productividad personal. Que los españoles por contagio de los europeos seamos unos “atacados” que vivimos al límite no quiere decir que en LatinoAmérica nos entiendan ni mucho menos, comportan nuestro way of life. Reuniones eficientes, herramientas tipo app de productividad personal, allí no tienen mucho recorrido.  Son países muy formales, muy educados en los que culturalmente les han enseñado generación tras generación a obedecer o algo parecido.  Porque un colombiano te diga “con gusto doctor” no quiere decir demasiado acerca de que lo vaya a hacer ni mucho menos cuándo lo vaya a hacer. Simplemente prefieren no decir: NO y dicen Sí, pero…   En países donde todos los días, al entrar y salir de la oficina TODOS los compañeros que están en un mismo espacio se besan y adulan, ¿cómo hablar de eficiencia?

Pero, ¿quién está equivocado y quién está en lo cierto?

La respuesta es obvia, TODOS.

Esto es diversidad, entender, respetar y aceptar al otro en su diferencia. Entiendo que su cultura es muy importante y que deriva de un conjunto de creencias, valores, necesidades y expectativas distintas a las tuyas.

La conciliación debe estar focalizada a lo que nos hace diferentes y NO a lo que nos hace iguales.
La conciliación debe ir más allá del Convenio Colectivo que recoge todas las características más o menos comunes pero NUNCA la diferencia.

Por tanto, la conciliación es bien distinta de un País a otro, incluso en países vecinos como España y Portugal apreciamos diferencias notables, pero esto será otro post.

Conciliator 2.0 has been here!!


Que la fuerza os acompañe!!

Comentarios

Entradas populares