La Buena Suerte y... el fenómeno!

Seguro que todos hemos leído el best seller escrito por el fenómeno que nos hizo replantearnos todo en nuestra vida….la suerte como tal no existe, sólo existe aquella que se trabaja y busca con ahínco.

Un cojón de pato!!!

A mí la vida me ha enseñado que existe una suerte azarosa o random que condiciona la vida de muchas personas. Lo cual no invalida por cierto, el argumento del fenómeno,…trabaja, esfuérzate entre otras cosas porque ¡no hay otra!

Parafraseando a Pablo Picasso “Cuando llegue la inspiración que me encuentre trabajando”. Claro que sí, habrá que trabajar nuestro futuro con ahínco y determinación sin esperar al azar. ¿Por qué digo que la suerte azarosa existe?

Para empezar porque viendo morir a los sirios llegando a Europa, uno se plantea que es afortunado, o que “mala suerte” tienen ellos por haber nacido en Siria. O es que, ¿se han esforzado poco?


El azar como dónde naces o en qué tipo de familia y entorno te crías, influye en ocasiones mucho más que todo el trabajo y esfuerzo que puedas hacer a lo largo de tu vida.

Si existe la suerte, ¡cómo no!

Para mí, un tipo afortunado es aquél que a lo largo de su vida se encuentre con que le ha sonreído varias veces además, un hecho cuya probabilidad de ocurrencia sea de 10 -3  (una de cada mil veces) o inferior.

Sí, ya sé que el cálculo de probabilidad y el álgebra de Boole no está al alcance de muchos pero también sé que hay que “des-asnarse”. Venimos a este mucho todos hechos unos auténticos asnos y es nuestra tarea dejar de serlo.

Por supuesto, que te toque la lotería tiene una probabilidad muy inferior del orden de 10 -5 para la lotería nacional y ONCE y todavía más exigente en la Primitiva.

Yo conozco, no una, sino algunas personas que las que a lo largo de su vida han sido afortunados con un hecho cuya probabilidad era 10 -3 o inferior. Y esto…es suerto.

No estoy hablando sólo del que te toca la lotería, en el fondo a alguien tiene que tocarle, sino a personas que ante eventos de naturaleza puramente azarosa salen agraciados una y otra vez, claro que el fenómeno dirá, es que estaban ahí, es que se han esforzado!

Si, ¿y los otros 10.000 que estaban con ellos y no les ha tocado?

Hablo de personas que salieron excedentes de cupo cuando el servicio militar era obligatorio, que estando de vacaciones conocen casualmente a un tipo que les da (sin casi preguntar) el trabajo de su vida, o gente cuya empresa se muda “a la puerta de su casa”, gente con un don especial como un físico excepcional o una voz prodigiosa, gente que hereda de sus suegros un casoplón, etc, etc.

Sí, ya lo sé, a mí no me pasa nada de esto, porque no lo busco con ahínco, porque no me esfuerzo lo suficiente, porque en definitiva, “me entrego a mi suerte”. También es verdad, que no deseo más suerte que la que ya tengo!

¡Eso no te lo crees ni hartico vino!

Yo mientras tanto sigo trabajando

Conciliator 2.0 has been here!!


Que la fuerza os acompañe!!!

Comentarios

Entradas populares