¿Le darías tu número de móvil a tu empresa? Yo, a mi empresa, no le doy ni... las gracias!

Hace unas semanas asistí perplejo, que por cierto está siendo mi estado más habitual últimamente, a la noticia relativa a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que fallaba a favor de una persona que se negaba a facilitar el móvil y la dirección de correo a su empresa.

Más allá de la sentencia, que no he leído (todavía mi grado de masoquismo no me lleva a este tipo de autoflagelaciones), lo que más me impactó fue el tratamiento de la noticia. Yo la puede ver en Telemadrid y Antena 3, y la línea informativa era la misma: Una serie de tipos sorprendidos por la cámara que decía que ¡sólo faltaba!, que si querían que les facilitaran un contacto que se lo pagaran aparte, que ellos cuando salían…¡cómo si se quemaba!

Esto me lleva a pensar que por mucho que algunos nos empeñemos en crear empresas envidiables, cools y superguays, existe un inframundo oscuro. ¿A ver si mi alter ego dark worker va a tener razón y no hay nada que hacer?

Ni uno sólo de los entrevistados, dijo algo como: “Yo no tengo problema alguno, lo entiendo, ya que en mi empresa hacen un uso razonado y razonable”

¿Cuál es la base de todo esto? Sin que nadie lo pronuncie, de lo que estamos hablando aquí es de CONFIANZA.


Es lo que hay verdaderamente detrás. No hay otra, el nudo gordiano.

“Como no me fio, pues….”

Como yo sí me fío, no tengo problema.

Ya lo he escrito otras veces, y volveré sobre ello, la confianza son los ladrillos sobre los que se construyen las relaciones humanas. Y sin ladrillos, no hay edificio. Y digo relaciones humanas, de pareja, de familia, entre amigos, y también las profesionales.

Sin confianza no hay nada que hacer.

 Y claro, que hay dos tipos de empresas. En las que la confianza prepondera y, en las que prepondera la desconfianza. Los entrevistadores eran claramente de las segundas.

Por lo tanto amigo dark, no es cierto. Por mucho que pensaras que estás en lo cierto, por mucho que desfilaran en el noticiario, aquél! Esta no es la situación deseada, ni la ganadora.

Me da igual si es la mayoritaria o no.

No es la buena y por tanto yo, y otros muchos estamos en lo cierto, independientemente de lo que interprete un periodista que por cierto, tendrá una mala relación laboral, y más aún si está en Telemadrid que es una jaula de grillos. Me da igual que su visión de la realidad esté distorsionada, me da igual que el Tribunal Superior de Justicia diga lo que diga.

A una empresa hay que darle el móvil, la dirección de correo electrónico y las llaves del coche si es preciso, cómo no!

Claro sólo falta  añadir que,…

Habría que dárselo a una empresa en la que confío, que genera y gana mi confianza, con sus decisiones y comportamientos diarios.

Empresas en las que por cierto yo he tenido la suerte de trabajar hasta ahora. Pero, ¿yo solo?
Conciliator 2.0 has been here!!


Que la fuerza os acompañe!!

Comentarios

Entradas populares